¿Qué es sahumar, para qué utilizarlo, cómo hacerlo y cuál es el sahumerio adecuado?

Cómo sahumar

Si quieres conocer la técnica de sahumar y hacerlo como una auténtica profesional, sólo tienes que seguir unos sencillos pasos que te contamos a continuación.

Sahumar engloba desde encender una barrita de incienso a quemar otros elementos de origen natural, tal como; plantas, madera, flores e incluso resinas aromáticas.

Te contamos, de forma clara y sencilla, los pasos que tienes que seguir para beneficiarte de este arte y terapia milenaria.

¿Qué es sahumar?: su significado e influencia en la mente, el campo espiritual y material.

Sahumar es quemar un sahumerio ( inciensos, madera, flores o resinas) con el objetivo de producir un humo aromático, cuyo fin es utilizar los beneficios que esas sustancias de origen orgánico producen en nuestro cuerpo físico y espiritual.

El resultado de sahumar un espacio o una persona, están probados, más allá del mundo esotérico, por disciplinas terapéuticas como la aromaterapia.

Por tanto, podemos decir que sahumar es quemar una materia de origen natural, con el objetivo de obtener una mejora en nuestras condiciones físicas, mentales y espirituales.

Los diferentes aromas del sahumerio elegido producen un impacto en el ambiente y en nuestro estado mental, que a su vez, influye sobre el físico.

¿Para qué sirve un sahumerio? ¿Por qué sahumar?

Sahumar un espacio o nuestro campo físico, y con ello el mental y espiritual, puede servir a diferentes fines: aromatización de un espacio, equilibrar las energías positivas, obtener beneficios curativos o logran una elevación espiritual que nos ayude a alcanzar el propósito que nos hemos marcado.

La aromaterapia ya abordó hace años la capacidad de establecer un equilibrio entre la mente y el cuerpo, a través de los sahumerios. Los aromas actúan como un puente que traslada nuestra mente a un estado de elevación y bienestar.

Sahumar es aprovechar las propiedades que tienen las plantas aromáticas para influir en el equilibrio mental y éste a su vez sobre el estado físico del cuerpo y el aura espiritual.

La atmósfera que generan los aromas de un sahumerio, produce un estímulo positivo, al igual que el aroma de la tierra mojada o el ambiente optimista y de bienestar que se produce después de la lluvia.  

Esto nos traslada a un estado de ánimo, positivo y elevado. Este es el motivo por el que,  algunas prácticas y  terapias donde el estado mental es prioritario para alcanzar nuestro objetivo: yoga, meditación, tantra, sanación, espiritualidad o  terapia psicológica, utiliza el sahumerio para inducir a la persona a un estado elevado y de quietud: mental, física y espiritual.

Guía en sólo 3 pasos para saber cómo sahumar

Elige tu objetivo y el sahumerio adecuado

Normalmente, cuando hemos tomado la decisión de sahumar un espacio, ya tenemos claro nuestro propósito y cuál es nuestro objetivo. Si no es así, siéntate en un espacio ventila y tranquilo y medita bien que es lo quieres lograr.

¿Ya lo tienes?. Sólo tienes que elegir el sahumerio con las propiedades adecuadas para conseguir tu meta.

Puedes ver las propiedades de los diferentes sahumerios en nuestra página: propiedades de cada sahumerio o incienso

Limpia bien el espacio y enciende el sahumerio

Es importante que para trabajar tu propósito te encuentres en un espacio: limpio, ordenado y que ha sido previamente ventilado.

Una vez que has creado esta atmósfera fresca y armoniosa ha llegado el momento de prender el sahumerio que has elegido previamente para tu objetivo.

Sahumar en el sentido de las agujas del reloj y con concentración.

Siéntate un momento y aspira el aroma del incienso o el sahumerio escogido. Cierra los ojos, respira profundamente y concéntrate lo que quieres conseguir. Entra en el estado en el que te sumerge el aroma.

Cuando estés dentro de ese estado de concentración, toma el sahumerio y ve moviéndolo en  movimientos circulares y en sentido de las agujas del reloj por la estancia. Ten presente en todo momento tu objetivo. Siéntelo. Como si ya estuviera sucediendo.

Para acabar, pasa a sahumar tu cuerpo desde los pies a la cabeza, también en el sentido de las agujas del reloj. Cuando termines, sostenlo unos instantes a la altura de tu cuarto chakra: el corazón. Medita profundamente sobre lo que quieres y visualízalo.

Ahora, puedes dejar el sahumerio en un lugar seguro, donde no corra peligro de prender en cualquier elemento de la estancia. Siéntate, cierra los ojos, relájate y sigue visualizando lo que quieres lograr hasta que el sahumerio se apague.

¿Cómo elegir el sahumerio perfecto?

Para elegir el sahumerio más adecuado a nuestro propósito espiritual o material, lo primero que tenemos que tener en cuenta es ¿para qué queremos utilizarlo?. ¿Tenemos una petición amorosa, necesitamos mejorar nuestra salud o quizás estamos buscando una mejora en el trabajo para conseguir una estabilidad material?.

Sahumar  para el amor

Los sahumerios que tienen como objetivo alcanzar el amor o estimular la sexualidad de una pareja deben aprovechar la energía de la luna llena o en cuarto creciente. El momento más positivo para realizar este ritual es, sin duda, la noche. La luz de luna y el espacio positivo mental y espiritual que nos empuja a entregarnos al amor y la sensualidad.

Los sahumerios que mejor funcionan para adentrarnos en el amor y la pasión son: Canela, ámbar, rosa, cereza, clavel, violeta, musk, opium, pachuli y la fuerza vigorosa del ginseng.

Sahumando para el dinero y el trabajo

Si queremos entrar en un estado mental perfecto para atraer el dinero y el trabajo, utilicemos las horas en las que el sol es fuerte y radiante. El mediodía, ese momento en el que el sol está en su punto más álgido es ideal.

Aunque preparemos nuestro incienso para sahumar de día, no olvidemos nunca en nuestros rituales tener en cuenta el ciclo lunar. Para todos nuestros objetivos positivos, en los que intentamos que algo crezca, utilizamos el cuarto creciente o la plenitud de la luna llena.

Sahumerio para atraer dinero y trabajo. Aloe Vera o clavo.

Sahumerio para la elevación espiritual:

El yoga, la meditación, el mindfulness son hábitos que nuestra sociedad ha desarrollado en los últimos años contra la ansiedad y el estrés que nos acompaña día a día. No podemos olvidar que estas prácticas espirituales tienen que ir acompañadas del ambiente adecuado. El ambiente, los colores, el silencio, los aromas, acompañan a nuestra mente en un viaje que nos calma, nos relaja, nos eleva y nos lleva a nuestro centro.

Para esta hermosa travesía, cuyo objetivo es trasladarlos al mundo de la relajación mental y la paz espiritual debemos sahumar la habitación con sándalo o vainilla.

El mejor momento para iniciar este ritual son las primeras horas de la mañana. Esto nos ayudará a iniciar un día lleno de energía positiva y armonía. También podemos realizarlo en las últimas horas del día, próximas a acostarnos. Obtendremos, de esta forma, un descanso placentero, dejando a un lado todas las intranquilidades que interfieren en un sueño reparador.

Sahumar para la protección, limpieza espiritualidad

Si notas energías negativas que impiden tu tranquilidad y el curso normal de tu vida; necesitas una limpieza espiritual. Para conseguir apartar el mal de ojo y las energías que no son positivas, cuando el ambiente aún es fresco y lleno de positividad es tu mejor opción: la mañana.

Intenta realizar la limpieza cuando la luna está en cuarto menguante, para solicitar que este tipo de energías se alejen cada vez más de tu aura espiritual.

Sahumerios perfectos para la protección, limpieza y la espiritualidad: Almizcle, jazmín, magnolia, mirra, palo santo, pino, romero, sahumerio natural, salvia, sándalo, vainilla y el vetiver.

Sahumerios para la salud

Los problemas de salud, indican un retroceso de las energías positivas en nuestro campo espiritual, por eso, el mejor momento para organizarnos y sahumar nuestra estancia y nuestro propio aurea es utilizar la energía fresca, limpia y ligera de  la mañana.

Sahumerios/inciensos para la salud: Azahar, la bergamota, verbena , cannabis, cedro, ciprés, gardenia, citronela, eucalipto, lavanda, Nag champa, ruda, tomillo o limón,.